Fisiopatología, criterios diagnósticos y dosis adecuadas de adrenalina en adultos

Fisiopatología de la anafilaxia

La anafilaxia se caracteriza por una grave reacción alérgica generalizada y de rápida aparición que puede afectar a distintos órganos y sistemas del cuerpo humano, comprometiendo la vida del paciente 1. Hay distintos mecanismos fisiopatológicos que pueden desencadenar un episodio de anafilaxia 2:

  • Anafilaxia mediada por inmunoglobulina E (IgE): es el mecanismo por el cual se desarrollan la mayoría de los episodios de anafilaxia. En este caso, la interacción de un alérgeno con un receptor de alta afinidad específico de IgE (FcεRI), expresado en la superficie de basófilos o mastocitos, desencadena una cascada de señalización intracelular que provoca la respuesta inflamatoria de la anafilaxia.
  • Anafilaxia independiente de IgE: algunos fármacos, alcohol y ejercicio pueden desencadenar anafilaxia por mecanismos independientes de IgE. Por ejemplo, por la activación del sistema del complemento, del sistema de coagulación o de una ruta dependiente de IgG.
  • Anafilaxia idiopática: cuando no se puede identificar el agente desencadenante del episodio anafiláctico, lo que supone entre el 6,5 y 35% de los casos de anafilaxia.

Criterios diagnósticos

La Organización Mundial de Alergia (WAO por sus siglas en inglés), en su guía de 2020 2 , ha propuesto mejorar y simplificar los criterios diagnósticos de la anafilaxia existentes. En la guía WAO se establece que un episodio de anafilaxia es bastante probable cuando se cumplen uno de estos criterios:

  • Inicio agudo de un trastorno que afecte simultáneamente a la piel, mucosa o ambas. Se manifiesta con urticaria, prurito y enrojecimiento, con inflamación de labios, lengua y úvula. Además, se tiene que cumplir al menos una de las siguientes manifestaciones:
  • Alteraciones respiratorias: disnea, sibilancias, broncoespasmo…
  • Presión arterial baja o síntomas asociados a disfunción orgánica (síncope, hipotonía, incontinencia…)
  • Síntomas gastrointestinales severos, especialmente tras la exposición a alérgenos que no sean alimentarios.
  • Inicio agudo de hipotensión, broncoespasmo o afectación laríngea tras la exposición a un alérgeno, incluso en ausencia de manifestaciones cutáneas.

Dosis recomendadas de adrenalina en adultos

Es fundamental que el paciente sea capaz de reconocer los signos y síntomas de la anafilaxia y actuar rápidamente a través de la administración de adrenalina intramuscular.

Para incrementar la eficacia de la inyección de adrenalina, es clave que los pacientes utilicen autoinyectores adaptados a su rango de edad y con las dosis recomendadas por su alergólogo en función de su peso para reducir el riesgo de infradosificación. En adultos, la dosis recomendada de adrenalina es de 0,5 mg 2. Además, el uso de autoinyectores con aguja fina y corta, los cuales han demostrado su eficacia en la administración intramuscular de adrenalina 3, pueden minimizar el dolor del pinchazo, lo que puede ser recomendable en pacientes con miedo a las agujas.

Conclusiones

Los episodios de anafilaxia, independientemente de su mecanismo fisiopatológico desencadenante, pueden tener manifestaciones clínicas similares que pueden facilitar su diagnóstico. Ante la sospecha de un episodio de anafilaxia, se recomienda siempre la administración intramuscular de adrenalina en las dosis recomendadas, con el fin de evitar comprometer la vida de estos pacientes.

Referencias

  1. Ring J, Behrendt H, de Weck A. History and classification of anaphylaxis. Chem Immunol Allergy. 2010;95:1-11.
  2. Cardona V, Ansotegui I, Ebisawa M, El-Gamal Y, Fernandez-Rivas M, Fineman S, et al. World allergy organization anaphylaxis guidance 2020. World Aller Org Journ. 2020;13:100472.
  3. Duvauchelle T, Robert P, Donazzolo Y, Loyau S, Orlandini B, Lehert P, et al. Bioavailability and Cardiovascular Effects of Adrenaline Administered by Anapen Autoinjector in Healthy Volunteers. J Allergy Clin Immunol Pract. 2018;6(4):1257-63.

Sobre BIOPROJET

Bioprojet es una compañía internacional fundada en 1982 que agrupa investigación académica y desarrollo farmacéutico industrial para diseñar y desarrollar fármacos precursores de nuevos grupos terapéuticos.


Más sobre Narcolepsia